¿CEPILLO DE DIENTES PARA NIÑOS? ¿ÚTIL?

La pregunta del día es ¿Cómo llevan las rutinas tus peques? En casa tenemos momentos que son difíciles como el ir a dormir o sentarnos en la mesa. Siempre remolonean. Pero bañarse y lavarse los dientes son dos de las cosas que más les gusta hacer ¡Han salido limpitos! Jajaja.

Ahora fuera bromas. En casa, el cepillado, es algo que siempre ha sido fácil. Uno de los motivos que más les ha movido ha sido el elegir cepillo ¡les hace muchísima ilusión! Fíjate que cosa más absurda ¿no? Pues el hecho de que el cepillo tuviese un osito o fuese de color verde ¡Les estimulaba a tope!

Entonces llegó el día en que Madresfera dijo: ¿queréis probar unos cepillos eléctricos para toda la familia? Lo comenté y en casa sonó un gran ¡Síiiiiiii! ¡Queremooooos!

¡Qué ilusión puede llegar a generar un cepillo de dientes! Pero para enfocar el tema quiero contaros nuestra experiencia dental ¡Que es extensa!

VISITAS AL DENTISTA

Este tema está muy claro en casa. Yo tengo muchos problemas bucales desde muy pequeña. El caso es que desarrollé un terror horroroso/ fobia, a ir al dentista. Sólo os digo que todavía hoy, con 40 años, todavía lloro cuando me tienen que hacer algo importante. Lloro de verdad.

El caso es que cuando nació la mayor tenía clarísimo que las visitas al dentista serían algo habitual y que quería hacer desde muy pequeñita. Con un año ya la llevé a su primera revisión. La idea era que se acostumbrase a visitar a Emma, su dentista, y de esa forma si algún día se tenía que hacer algo grande no le tuviese miedo o apuro.

Y suerte que lo hicimos así porque la mayor ha sacado los mismos problemas que yo. No come chucherías. La pobre no ha probado ningún caramelo ni gominola. Chocolate muuuuuy de vez en cuando. La tenemos muy controlada con eso y aún así con su edad ya tiene 6 muelas empastadas y una pulpotomía ¿Qué os parece?

Eso sí, es una campeona. No sólo va súper tranquila al dentista, si no que es ella la que nos pide por favor que la llevemos cuando algo le molesta ¡Qué alegría!

Con el pequeño no tenemos la misma suerte. Todo médico le da miedo. No hay manera de soltarlo en la camilla del dentista y mucho menos que le toquen la boca. Le llevamos también desde el año, pero con él es un drama. Suerte que parece que su dentadura es más resistente.

¿DESDE QUE EDAD HAY QUE CEPILLAR?

Ahora que os he expuesto nuestra situación entenderéis que para nosotros el tema de la higiene bucal es súuuuuper importante. Por eso, probar unos cepillos eléctricos nos pareció una idea genial para toda la familia.

Nosotros empezamos la rutina de cepillar desde que salieron los primeros dientes. De hecho cuando ya tenía algunos juntitos, hasta pasábamos el hilo dental.

Por un lado esta práctica nos ayudó a establecer rutinas, que tan bien les van en la primera infancia, en la que queremos que se familiaricen con el cepillo, la pasta y que es un elemento de limpieza en un momento puntual. Que se cepillen solo es lo ideal, siempre con una ayuda de papá o mamá para repasar bien. No os conforméis con lo que hacen solos porque puede que se dejen algún huequito.

La pasta es también algo muy importante, y hablando con otras madres si que he visto que hay como mucho miedo al flúor y las pastas de adultos. En las pastas que encontramos en el mercado no hay ningún standard respecto a eso, las encuentras con 0 fluor y marcadas como de 0-6 años, con 1450 ppm indicadas de 3-6 años o hasta de 450 ppm y marcadas como para +6 años. Yo no sé vosotros pero a mí me lía un montón.

Pero es súper importante elegir bien la pasta y eso es algo de lo que no tenemos ni idea hasta que un profesional nos lo explica. Lo mejor qué podéis hacer es seguir las indicaciones de la Sociedad Española de Odontopediatría, o blogs como el de  Una Mamá Dentista que o explica súper bien!

¿QUÉ CEPILLO DEBEMOS USAR?

Hay muchos tipos de cepillos en el mercado, pero te puedo decir que en nuestro caso el cambio a los cepillos eléctricos ha sido todo un acierto. Ellos están encantados, le ponen muchísima voluntad al momento cepillado y creo que hay cosas a destacar que son importante como:

  • Que es ágil y el movimiento del cabezal facilita que lleguen a todos los huecos
  • Que el cepillo tiene dos sistemas de alarma que hacen que aprendan a cepillarse mejor: Uno es para que detecten la presión. en el momento que hacen demasiada presión sobre el diente se enciende una luz roja para que aflojen un poco. Y la segunda cosa, que a mí me tiene encantada, es que hay un cambio de vibración cuando toca cambiar de abajo a arriba y uno más fuerte cuando ya han pasado los 2 minutos de cepillado, con lo que se hace más fácil que entiendan que deben esperar esos dos minutos para terminar el cepillado.
  • Que sienten que su cepillo es como el de mamá y papá.
  • Oral-B ha desarrollado una app con dibujos y música que está muy bien ara cuando tienen pereza. NOsotros no la hemos usado, solo hoy para poder enseñárosla. El caso es que en casa no usamos los ipads ni móviles con los peques, pero reconozco que si a tu peque le da pereza es una buena manera de ayudarle para que sea más divertido
  • En la app además de hacerlo divertido hay varios retos que consiguen superar si hacen el cepillado el tiempo y de la forma correcta como se lo indican. En la pantalla vemos un dibujo que va apareciendo a medida d¡que se cepilla. Además el cepillo de la app va borrando las marcas de la misma manera que los peques se deben cepillar.
  • Son la mejor opción para ayudar a una buena higiene dental también porque está demostrado tanto en niños como en adultos que elimina más placa. 
  • Con los peques su cabezal redondeado y pequeño llega a más áreas de la boca e incluso suple la falta de destreza manual.
  • También nos aseguramos que están usando un producto con cabezales especiales para su dentadura.

Todos os modelos infantiles los podéis ver en su web

¿Y que voy a decir del de adultos el modelo SMART 40 4000 ? Es una maravilla. El precio ronda los 100 euros, pero una vez lo pruebas notas que es una gama diferente, eso no es un cepillado diario normal. Nosotros teníamos un cepillo eléctrico anterior y de gama más baja y se nota. Pesa infinitamente menos, el cepillado tiene tres velocidades diferentes, te avisa de cuando estás ejerciendo demasiada presión y tienen conexión Bluethooh (esto no lo hemos utilizado, pero por si alguien quiere probar, la posibilidad existe). Otra cosa que he alucinado es la autonomía de las baterías. El que tenía antes lo tenía que cargar cada dos días como mínimo. Este ha durado casi el doble o más.

En cuanto a los cabezales, es muy fácil encontrarlos en cualquier lugar y además no están mal de precio. Recuerda que no son iguales los de los peques que los de adulto. Hay que tenerlo en cuenta.

¡Estamos encantados con este sello de calidad! Sin duda es un producto que recomendamos. Siempre hemos utilizado cepillo eléctrico y esta gama nos ha gustado muchísimo 🙂

¿Cómo os cepilláis los dientes en casa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.